Reflexión positiva sobre amar la vida

Reflexión positivaba para amar la vida y lo que vivimos

En esta reflexión positivaba para amar la vida y lo que vivimos diariamente lo primero que hay que considerar es que tenemos que vivir lo que nos gusta y amar lo que vivimos. Algo menos que eso no es más que una dolorosa y frustrante perdida de nuestro precioso tiempo. No seamos solamente una imagen, un concepto o una imitación. Seamos reales, auténticos, y seres empujados hacia adelante por deseos enriquecedores, sueños y objetivos. Pongamos todo nuestro corazón y espíritu en este día, en nuestro trabajo, en las cosas grandes y las pequeñas. En vez de quejarnos si no tenemos suficiente, celebremos la magnífica verdad de que podemos ser eficientes y lograr lo que queremos.

Somos mucho y no hay ningún límite a cuanta alegría podemos impulsar adelante cada día. Somos suficientes y ahora es nuestra oportunidad para experimentar una realización nueva y original. Vivamos lo que nos gusta, démosle el poder de nuestra atención y acción a eso que nos gusta para disfrutar con alegría. Amemos lo que vivimos y en cada cosa que hagamos expresemos verdadera nuestra alegría. Esta tarea, esta situación, este sentimiento, este momento son una parte de nuestra vida que no tienen precio. Amémonos sin condiciones, vivamos totalmente y luchemos por el nivel más alto, más verídico y más hermoso.

Para hacer todo lo posible con nuestro esfuerzo, amemos el esfuerzo. Más bien que evitar, retrasar y maldecir lo que debemos de hacer, zambullámonos en ello con gratitud y entusiasmo. Si es algo que se tiene que hacer, porque no hacerlo en nuestro estado más eficaz y creativo. En vez de asumir que cualquier tarea en particular es indeseable, afrontémosla como la mejor acción que podríamos estar haciendo en este momento. Los que asumen que el esfuerzo es una maldición, son golpeados repetidamente por los esfuerzos que deben hacer. Los que ven el esfuerzo, cualquier esfuerzo, como una bendición, terminan siendo realmente bendecidos por su esfuerzo.

He aquí una consideración para cerrar este artículo:
Amemos lo que vivimos y amémonos a nosotros mismísimos porque soy parte de ello.

Esperamos que les haya gustado esta reflexión positivaba para amar la vida y lo que vivimos diariamente, que les pueda ser de provecho y que no se pierdan de otros que podrían interesarles.

17 Shares

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *